Ir al contenido principal

Soledad o Aislamiento ¿Cuál es la diferencia?


"Quisiera estar en otra parte, 
mejor en otra piel,
y averiguar si desde allí la vida,
por las ventanas de otros ojos,
se ve así de grotesca algunas tardes.

Me gustaría mucho conocer
el efecto abrasivo del tiempo en otras vísceras,
comprobar si el pasado
impregna los tejidos del mismo zumo acre,
si todos los recuerdos en todas las memorias
desprenden este olor
a fruta madura mustia y a jazmín podrido.

Desearía mirarme
con las pupilas duras de aquel que más me odia,
para que así el desprecio
destruya los despojos
de todo lo que nunca enterrará el olvido.
"
Ángel González

Me piden datos sobre la soledad. Al parecer hay varios tipos. Los anglosajones lo expresan mediante dos términos diferentes "solitude" y "loneliness". Yo las llamaría aislamiento y soledad. Solitario y solo.

Aparentemente son diferentes, la primera es una soledad aceptada (autoimpuesta), el solitario lo es por convicción, construye un muro de aislamiento frente al mundo y al resto de los mortales. No se deja tocar, no arriesga salud física ni mental. Es la soledad de la piel dura. Abre la puerta a quien quiere (si puede), a pocos, cada vez a menos.

La segunda es la soledad inevitable, la rodeada de gente, de sensación continua de incomprensión, el sentimiento de ser raro, la de la incapacidad de actuar como mandan los cánones sociales. Es la soledad con compasión. La que tiene muchos amigos, comprensivos, protectores y piadosos. Es la soledad a flor de piel, la de la fácil herida.

Ambos tipos coinciden en su falta de comunicación con el entorno, una por falta de ganas, la otra de posibilidades de expresión.

Uno es el solitario orgulloso, soberbio, de carcajada, el otro es de sonrisa forzada y mirada baja. Una es la soledad briosa y (aparentemente) feliz, disfrutada. La otra es deprimente y vacía, llena de nostalgia.

No soy capaz de elegir una de ellas, porque una es melancólicamente bella y la otra es bucólicamente tenebrosa. Una es clausura, otra es encierro. Ambas son aplastantes y desamparadas, cercanas al desespero. El clausurado al final es incapaz de abrir los cerrojos, pierde sus propias llaves. El encerrado de localizar o forzar las puertas de salida.

¿Qué es preferible: solo o solitario? En todo caso mejor sonriendo.

Benigno F.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico , ca . ( Del lat. critĭcus, y este del gr. κριτικός). 1. adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2. adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3. adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4. adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5. adj. Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6. m. y f. Persona que ejerce la crítica. 7. m. y f. coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8. f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9. f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10. f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de e

El corazón de la fiesta - Gonzalo Torné

  Está claro que mi gusto no coincide con el de los críticos, seguramente es que no tengo ni idea sobre "literatura". Lo mío deben ser las "novelitas", esas que se leen en una tarde de forma ardorosa, llenos de deseo fugaz y que se resuelven de forma rápida y olvidable, pero satisfactoria... Debe ser eso, de lo contrario sería inexplicable que no me haya emocionado ni una brizna con esta novela " caústicamente divertida ", de " proustismo renovado por la tradición fabuladora judía ", " de hilaridad venenosa " y " de una precisión del lenguaje capaz de perforar las capas blandas y duras del compuesto humano ". Pues no, ni es divertida, ni le veo la tradición fabuladora judía (este debía haberse tomado algo al decir eso), ni es hilarante, y no me ha perforado ninguna capa blanda de mi compuesto humano. Igual es que los hilos editoriales y críticos se mueven en unos parámetros que no se alinean en absoluto con los míos (que no ti

Los amores difíciles - Italo Calvino

" Seré breve. Empezaré por el final " Así comienza Javier Rodríguez Marcos uno de sus dos artículos sobre una serie de conferencias titulada " Seis propuestas para el nuevo milenio " que iba a dictar Italo Calvino en Universidades americanas. No pudo, la muerte le sorprendió preparándolas, pero sus propuestas fueron publicadas como libro. Esos dos artículos de "El País" a mí me parecen de obligada lectura y probablemente el libro también. Esa misma frase toma prestada un conocido para iniciar el curso cada año en la Universidad. Y esas seis propuestas del autor: Levedad, rapidez, exactitud, visibilidad, multiplicidad y contundencia . Son temas sobre los que frecuentemente Eutiquio dice meditar. Un escritor que en solo seis palabras ofrece un resumen vital tan interesante, como mínimo, merece ser considerado. A mí esa brevedad me recuerda un triángulo equilátero en el que yo pondría a Pessoa, Tabucchi y Calvino en cada una de las esquinas predicando