Ir al contenido principal

La rueda del tiempo - Robert Jordan

 

Uno se lo lee todo, a veces de forma obsesiva, solo por acabarlo, solo por poder opinar (o criticar) con algo de conocimiento. Así que me he leido completa esta saga. Catorce libros nada menos. Me ha llevado seis meses (seis), así que esto tengo que reseñarlo.

Todo empezó de la forma más tonta. Uno se pone enfermo y para entretenerse ve una serie. Se entretiene, pero no comprende como algo tan burdo puede tener la fama de estas novelas, que se mantuvo durante todos los años en los que el autor se dedicó a escribirlas. Piensa que es la fiebre, así que cuando se recupera se pone a leer la primera para comparar.

Fueron tantos años los dedicados a la obra, que no le dio tiempo a acabarla y las últimas novelas las escribió Brad Sanderson. No tiene importancia, porque uno presume (creo estar seguro) que una obra tan vasta fue abordada por un buen número de escritores/guionistas/publicitarios, una clara labor empresarial cuyo único fin es el económico. Porque esa es la impresión que he tenido a medida que avanzaba la obra, que está llena de irregularidades, que parece escrita a cuatro/ocho/dieciséis manos. 

Empieza muy bien, lo reconozco. Nada que ver con la serie (no la vean, preferible leer las novelas, los guionistas la han destrozado). Sigue con numerosos altibajos, mejora en las últimas obras y acaba de aquella manera. No se nota la falta de Robert Jordan, pero eso es normal porque diría que actuaba más como director de tesis de numerosos becarios (entre ellos Sanderson), como guionista y supervisor general más que como escritor.

Mención aparte merece la traducción de la obra: una birria ¿No encontraron los traductores ningún sinónimo de “empero”? ¿Había que repetirlo miles de veces? (Por poner un ejemplo).

Destacables son: la innecesaria y constante descripción de vestidos, paisajes, edificios; las  numerosas contradicciones de los comportamientos de algunos personajes; la repetición cotinua de detalles característicos (para que no nos olvidemos de que Nynaeve se estira constantemente de la coleta, por ejemplo), a veces parece como si no hubieran borrado algunas de las notas de trabajo, el abuso en introducir miles de personajes que solo sirven para desorientarte (desesperante el número de Aes Sedai que aparecen y desaparecen). En definitiva, a la obra le sobran más de la mitad de las páginas y personajes, puedes leer en diagonal gran parte de los capítulos y centrarte sólo en los detalles principales de la acción y no te pierdes nada. Les hubiera llegado con tres o cuatro libros en lugar de catorce.

En definitiva: literariamente, floja; como entretenimiento, efectiva; como obsesión, peligrosa. Ya no hace falta que vea ninguna de las siguientes temporadas de la serie. No se la den a los menores de edad, puede ser adictiva y como todas las adicciones tiene numerosos efectos colaterales e indeseables y ocasiona tolerancia (necesitas cada vez una dosis más fuerte).

Benigno Fontes.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico , ca . ( Del lat. critĭcus, y este del gr. κριτικός). 1. adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2. adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3. adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4. adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5. adj. Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6. m. y f. Persona que ejerce la crítica. 7. m. y f. coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8. f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9. f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10. f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de e

El último beso - James Crumley

  Todo lo bueno que se haya dicho de esta novela lo suscribo sin duda. Tenía mis dudas después de leer " El pato mexicano " del mismo autor y con el mismo protagonista. En ese caso, me pareció demasiado violenta y con demasiado alcohol. Lo del alcohol se repite en esta obra, es una manía recurrente de los escritores de novela negra. A mí se me hace difícil darle credibilidad a un personaje que no para de beber y pese a ello es capaz de razonar y actuar de forma adecuada. Pese a ello, el argumento, la tensión narrativa, la violencia en su medida justa y los giros de argumento de esta historia, compensan perfectamente ese defecto. La historia es recurrente en este género: Un detective inicia una búsqueda aparentemente irrelevante y ese camino, aparentemente simple, se llena de curvas peligrosas. Aquí, el autor no recurre a la violencia gratuita sino a la tensión narrativa y ahí es cuando nos da de lleno en el centro y construye una obra magnífica, justa en su extensión y perfec

Los amores difíciles - Italo Calvino

" Seré breve. Empezaré por el final " Así comienza Javier Rodríguez Marcos uno de sus dos artículos sobre una serie de conferencias titulada " Seis propuestas para el nuevo milenio " que iba a dictar Italo Calvino en Universidades americanas. No pudo, la muerte le sorprendió preparándolas, pero sus propuestas fueron publicadas como libro. Esos dos artículos de "El País" a mí me parecen de obligada lectura y probablemente el libro también. Esa misma frase toma prestada un conocido para iniciar el curso cada año en la Universidad. Y esas seis propuestas del autor: Levedad, rapidez, exactitud, visibilidad, multiplicidad y contundencia . Son temas sobre los que frecuentemente Eutiquio dice meditar. Un escritor que en solo seis palabras ofrece un resumen vital tan interesante, como mínimo, merece ser considerado. A mí esa brevedad me recuerda un triángulo equilátero en el que yo pondría a Pessoa, Tabucchi y Calvino en cada una de las esquinas predicando