Ir al contenido principal

Ojo por ojo - Anthony Trollope

Reconozco que las novelas del siglo XIX y en especial las ambientadas en la época victoriana siempre me han resultado atractivas. Hay autores muy interesantes en ese período y éste que nos ocupa era uno de los que no conocía.

He finalizado la lectura con cierto sabor agridulce y con ciertas dudas. Por una parte estoy tentado en ser radical en las incisiones y manejarlo burdamente con las manos, por otra pienso en un tratamiento atraumático con pinzas que no dejen marcas. Esas mismas que están casi ausentes en sus páginas.

Lo que sucede es que: la obra está bien, el escritor conoce su oficio, consigue que el lector se haga una perfecta representación mental de personajes, circunstancias y ambientes. Además es breve. Incluso invita a reflexionar sobre algo tan antiguo como la responsabilidad, el honor, la lealtad y la obediencia. Pero no toma partido, lo hace con tal imparcialidad (incluso para mí indiferencia), que todo ese esfuerzo literario da la sensación de haber sido objeto de algún tipo de contrato. Quizá el escritor no se sintiera libre para expresar explícitamente algunos de los hechos en esa época o, lo que es más probable, la obra haya sido escrita como parte de una obligación, con la misión (lícita por supuesto) de dar de comer al autor y a los suyos.

De hecho, al leer sobre el autor he comprobado que tras su muerte se publicó una "Autobiografía" en la que se reconocía como "un buen funcionario" a la hora de escribir sus novelas. Que lo hacía siguiendo un método totalmente estudiado. Los mismos pasos técnicos repetidos una y otra vez con parecidos resultados. Supongo que por eso fue tan prolífico.

Pese a todo, tiene calidad. No se dedica a rellenar páginas de cualquier forma. Tiene propósito, invita a la reflexión. Aunque en nuestro caso al leerla en otra época, las actitudes, las situaciones y los argumentos nos parecen un poco superados. Los miramos un poco por encima del hombro, pero si nos paramos, veremos que son los mismos errores en diferentes escenarios.

Lo mejor: No se anda por las ramas. La hábil descripción de los pensamientos de los personajes.
Una frase: "Hay mujeres que...., siempre piensan que hay que castigar a la mujer por pecadora y que hay que ayudar al hombre a escapar. La dureza de corazón de tales mujeres, que quizá en todas las demás facetas de la vida sean afectuosas y de carácter dulce, es uno de los aspectos más sorprendentes de nuestro sistema social."
Lo peor: El autor no se acaba de mojar, deja al lector la discusión y conclusiones de los resultados.

Puntuación: 6,5/10

Benigno F.

Comentarios

  1. Esa "imparcialidad" es precisamente una de las características fundamentales de Trollope!! Él casi nunca se moja; deja que sea el lector quien tenga a bien decidir, tal vez porque al propio autor le daba miedo ir más allá de ciertos valores que tenía como firmes. Es un escritor excelente, que huye conscientemente de los "excesos" de Dickens. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tus apreciaciones. No tengo dudas sobre su excelencia y, efectivamente, carece de excesos, y esa linealidad es la que no alcanza a convencerme. Pero eso es sólo una apreciación personal.
      Gracias por pasar y comentar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

Lecturas veraniegas: Harari, Irving, Silva, Camilleri, Bueso

Tengo esto muy abandonado. Demasiadas obligaciones, y mucho cansancio, pero no me olvido de leer. Desde mi último comentario he leído cinco libros de estilos variados, todos tienen algo que contar, alguno merecería reseña aparte pero si me espero, igual no llego a escribirla.

Sapiens. De animales a dioses - Yuval Noah Harari

Claroscuros los de este libro. Momentos muy interesantes alternados con otros francamente aburridos, en ocasiones algo repetitivo en sus argumentos. Se queda a medio camino entre lo científico, lo divulgativo, lo histórico, lo filosófico y lo especulativo.

Al principio casi me entusiasmo, luego poco a poco ese entusiasmo ha ido cediendo y al final casi lo he acabado con tedio.

Conclusión: Interesante, da que pensar, vale la pena leerlo. Opinativo, intenta ser académico a menudo pero, a mí que soy muy mal pensado, me suena a invento para vender.

Avenida de los misterios - John Irving

Sin duda, este es el "libro". Un artefacto perfectamente ejec…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…