Ir al contenido principal

Entradas

Trilogía de Escipión - Santiago Posteguillo

Vaya por delante mi admiración hacia Santiago Posteguillo por haberse pegado la "panzada" de documentación histórica necesaria para poder escribir esta trilogía. El hombre ha trabajado muy en serio, seguramente durante bastante tiempo, para documentarse, o se ha rodeado de un excelente equipo para ello. Así los datos históricos sobre los que se basa esta tripleta de novelas parecen (porque no me he molestado en consultarlos) bien fundados, coherentes y, es posible, que hagan la delicia de todos aquellos a los que les encanta la historia novelada, que no es lo mismo que una novela histórica.

Supongo que él pensaba que simplemente inventándose unos personajes de adorno, ese gran esfuerzo bibliográfico se convertiría por arte de magia de "historia" en "novela". Supongo que por eso, en numerosos capítulos, reintroduce al lector en la situación con varias páginas, retrocediendo en el relato a acontecimientos anteriores (como si fuera un profesor que recapitul…
Entradas recientes

Patria - Fernando Aramburu

Siempre he sido rebelde. He tardado más de cincuenta años en darme cuenta pero es verdad. Siempre he hecho lo contrario a lo que todos hacían, sólo por probar, por no ser seguidista, por tener mi propia opinión. Por eso no leía "Patria", porque todos la leían y todos la loaban, pero algunos se empeñaron en criticarla. Unos con argumentos literarios, gruesos, discutibles, pero firmes; otros con razones políticas, insinuando cosas que sólo leyendo la novela se podían confirmar o no. Consideraban que había intencionalidad del autor de posicionar al público a favor de una de las posturas. Vamos, que le atribuían malas intenciones, le calificaban de "constitucionalista" (como si eso fuera malo). Sin decirlo claramente sugerían maledicencia por parte del escritor.

Ahí fue cuando decidí leerla, para poder discutir en un sentido u otro, para averiguar si la novela valía la pena en lo literario y si las intenciones eran puras o espúrias. La verdad es que a mí, cuando algui…

Un antropólogo en Marte - Oliver Sacks

Quien piense que este libro es una novela o una colección de relatos está equivocado. El que crea que es una sucesión de casos clínicos con detalles bibliográficos sólo para expertos también. Pero es ambas cosas a la vez pero ninguna de ellas en exceso. Así, los que buscan historias extraordinarias o sorprendentes y a la vez emocionantes quedarán conformes, y los apasionados por la ciencia, sus razonamientos y por los cuadros clínicos inusuales también.

Por lo tanto, no lo podemos considerar una novela, incluso tengo dudas de que esto de verdad sea literatura, incluso diría que no fue esa en absoluto la intención del brillante neurólogo e interesante persona al escribirlo.

Más que un libro parece un documental, de extraordinaria calidad (por supuesto), con todos los datos perfectamente recopilados, a veces un poco aburrido, abusando en exceso de la notas a pie de página que a veces hacen perder el hilo argumental, igual demasiado contaminado por lo científico e incluso lo académico. …

Tiempos de swing - Zadie Smith

Llevaba más de medio libro y estaba bastante mosqueado. Sobre todo estaba muy aburrido, me había invadido la sensación de que la narradora y protagonista del libro eran las mismas que la autora, que la escritora se había hecho con un montón de recuerdos, anécdotas y creencias personales y se había decidido a largarnos un rollo con todo ello. ¿Sabes esa sensación que tienes cuando alguien no para de contarte su vida y tú te quieres ir pero no puedes porque no te deja hablar e incluso te coge del brazo cuando te quieres desembarazar? Esa es la que yo tenía a esas alturas del libro y estaba a punto de dejarlo, pero no podía.

No lo hice, no lo dejé, pese a que estoy disconforme con las visiones unívocas de la vida, con los intentos de impartir dogma a partir de unas vivencias personales, como si esas fueran las únicas, pese a que me disgustan las personas que se dedican a apoyar todas las causas a las que hoy parece adecuado dar soporte (sobre todo para no ser tachado de retrógrado, fach…

Juliano el Apóstata - Gore Vidal

Hace unos veinticinco años empecé esta colección de "Novela Histórica", la empecé pero nunca llegué a terminarla. La letra era demasiado pequeña, algunos libros los veía muy "tochos", otros ya los tenía (y los había leído), diaría que me leí sólo uno.

No hace mucho leí sobre este emperador romano y me entró la curiosidad, encontré excelentes referencias sobre este escritor y esta obra, y me decidí a dejar el libro apartado para leerlo. Me ha costado unos meses porque la letra tan pequeña en páginas con escasos márgenes me producía sarpullido.

Un buen día empecé a leerlo y me quedé enganchado. Estamos ante una obra excelente de un escritor muy bueno, o por lo menos muy buen profesional. El autor se molestó en documentarse y fruto de ello es un libro con una construcción casi perfecta, pocas aristas le salen, los personajes están en su sitio, no hay incoherencias, la historia parece verídica (no me importa si no lo es) y, lo que es mejor, engancha a lector que en to…

América - James Ellroy

Pues nada, que a este escritor le dan un premio con nombre de detective (Pepe Carvallo) y él se viene a recogerlo sin tener ni idea de quién es el individuo que da nombre al mismo. Y uno que es un sentimiental decide leer algo de este autor del que ya ha leído (y disfrutado) "La Dalia Negra". Y uno se lleva un coscorrón de padre y señor mío. Porque, señores, este libro es un tremendo "ladrillazo". Es un libro excesivo, frenético, a veces inconexo, en el que, aprovechando a personajes históricos, se teje una historia conspiraoica tan compleja que incluso podría ser verdad.

El estilo de la obra es casi periodístico, o más bien, poco cinematográfico. Los personajes principales están bien establecidos pero con frecuencia son contradictorios en sus actos, los secundarios (muchas veces los que tienen un nombre y apellidos reales) apenas aparecen esbozados, los escenarios son absolutamente prescindibles salvo en los nombres, las descripciones son escasas (tampoco son nec…

Los gestos falsos y los falsarios

Una presentadora norteamericana de televisión cumple 60 años y lo celebra siendo generosa. Regala un millón de dólares a su público... con el patrocinio de una casa comercial de cereales... Un gesto bello, una gran generosidad... falsa. Simplemente es un ejercicio más de autobombo, una inversión monetaria que se traducirá en beneficios para unos pocos, entre ellos (por supuesto) los que han invertido su dinero en el gesto. Así probablemente vuelva el dinero de forma indirecta, incluso con creces.

El ser humano del siglo XXI abunda en estos tics falsos y muchos actúan como falsarios (segurante el de antes también, pero no existían los medios de comunicación, ni las redes sociales para amplificarlos). No me refiero directamente a esta presentadora (bueno sí, pero...) a la que no me atrevo a juzgar como persona, pero sí a su acto que se me hace innecesario (incluso me da asco), especialmente por el innecesario timbal mediático utilizado. Se puede ser generos@ y hacerlo de forma callada.…