Ir al contenido principal

Entradas

Matarte lentamente - Diego Ameixeiras

Después de la "casi decepción" de la novela de Mick Herron, decidí ponerme con algún autor que de entrada ya despertara simpatías, con un formato de libro más corto y con una temática que pareciera asequible. Así, elegí este libro por ser su autor gallego (simpatía), el libro breve (116 páginas) y el tema interesante.
Nada más empezar me pareció que había acertado, el libro es directo, los escenarios me son familiares (Santiago de Compostela), incluso los carácteres y algunos comportamientos también lo eran. Son pequeñas historias alrededor de lo mismo, personas a las que sus instintos o las circunstancias les llevan a plantearse matar a alguien (o a algo), es esa típica novela de vidas cruzadas (aunque estas no se cruzan nunca salvo en los escenarios), en la que (como siempre) unas son más interesantes que otras, algunas crecen y podrían adquirir grandes dimensiones, otras simplemente se esbozan y se quedan pequeñas, ni recuerdas los nombres de los protagonistas. Me iba gust…
Entradas recientes

Caballos lentos - Mick Herron

Esta novela hace buen honor a su título porque su principal defecto es la lentitud. Soy amante de ese tipo de velocidad, pero no aplicada con el único objetivo de "engordar" la historia. Entiendo que es la primera novela de una serie y que tiene que introducir a los personajes, pero esa innecesaria introducción, excesiva en datos y detalles, se me ha hecho tediosa, habrá que ver como lo resuelve el autor en las próximas entregas, pero barrunto que abandonará tanta abundancia descriptiva, seguro que algún editor se lo dice y como (al parecer) es algo bisoño, seguramente sucumbirá a la sugerencia. 
La historia, esa que tarda más de medio libro en coger vuelo después de tanta introducción, tiene su qué, es original aunque siempre está en la periferia, porque no es más que una corta historieta que sirve como excusa por exponer los planos de la futura obra. A mí todo eso no me ha gustado. Tampoco le acabo de ver ningún atractivo a ninguno de los personajes, ni le veo el sentido de…

A lo lejos - Hernán Díaz

Este libro lo compré después de leer una reseña que lo ponía a gran altura, no sabía que lo iba a leer durante esta cuarentena, que lo iba llevar arriba y abajo entre visitas al hospital y a mi madre, ni siquiera sabía que relataba la historia de un ermitaño, de un aislado, una víctima de confinación voluntaria que aparentemente podría ser una experiencia reveladora hacia la sabiduría. Eso me parecía cuando empecé la obra que se inicia como un tiro, de forma excelente en su primer tercio, con un capítulo a modo de prólogo en un entorno que me hizo pensar en Jack London o en el más reciente "El Terror" de Dan Simmons, incluso con toques de Dickens en esos primeros capítulos cuando nuestro protagonista inicia su viaje en barco tras perder a su hermano.

Primera sorpresa en la portada ("Traducción de Jon Bilbao" quién se come una "sabia dulce" procedente de una planta), un libro traducido de un autor con nombre y apellidos hispánicos, nuestro autor nació en B…

El cuarto mono - J.D. Barker

En alguna lista de "lo mejor de..." recomendaban este libro, le atribuían una maestría inusual dentro del género de "suspense" (yo no le llamaría "novela negra"), alababan al autor por su obra presente y futura. Supongo que no me fijé que este libro forma parte de... (Adivinen ustedes): una Trilogía ¡cómo no! Pese a todo, me puse sin complejos, dispuesto a dejarme envolver con la historia, a seguir de forma obsesiva toda la trama, a leer en paralelo dos historias incrustadas en una única novela, a aceptar que el asesino ya ha muerto en el primer capítulo (probablemente lo más original de la novela), a seguir los capítulos (excesivamente cortos) desde diferentes perspectivas. Todo eso lo acepté al principio sin problemas. Pensé que esta reclusión obligada me iba a hacer devorar la novela y... No. Me ha durado más de una semana. La he encontrado insulsa, sin contenido, nada, pero que nada original, demasiado cinematográfica y encima nos toma por tontos y no…

Nuestra parte de noche - Mariana Enriquez

Esto lo tengo abandonado y no por falta de lecturas para reseñar, algunas sobresalientes ("La lección de alemán" de Siegfried Lenz; "La ópera flotante/El final del camino" de John Barth; "Buenas noches, dulces sueños" de Jiri Kratochvil), otras obras menores aunque superventas ("1793" de Niklas Natt Och Dag), todas ellas se quedan en el armario de los recuerdos, tumbadas en la biblioteca por falta de sitio para ponerlas erectas, por falta de ganas para sentarme a escribir sobre ellas.

Este paréntesis de la vida, esta ralentización de nuestro tiempo, este "giro argumental" inesperado en la novela de la existencia, me ha hecho retomar este apartado.

Poco confiaba en este libro y su autora. Ya sabéis, esto de los "premios" no encaja bien conmigo, me pongo meticuloso, saco la lupa y todo lo examino, especialmente cuando son autores jóvenes a los que se alaba en exceso en las contraportadas. He de reconocerme vencido por esta esc…

Epitafio para un espía - Eric Ambler

No tenía ni idea de quien era este escritor hasta que me regalaron este libro. Como el propio título indica, es una novela de espías, pero no una cualquiera, porque está escrita en 1938, cuando este género literario apenas era relevante.

La historia no puede ser más habitual dentro del género, la hemos visto en innumerables películas, una persona, que nada tiene que ver con el espionaje, se ve arrastrada por las circunstancias, se ve obligado a arriesgar. La peculiaridad es que nuestro personaje principal no es precisamente de los más listos y se comporta con frecuencia de forma poco acertada, no tiene nada de héroe, ni es valiente, ni fuerte, nada le importa salvo asegurar el propio pellejo, su trabajo y su futuro. Es un pobre apátrida que intenta defender un puesto de miserable profesor de idiomas.

El autor conduce la historia con gran maestría, con habilidad de guionista cinematográfico, no da ni una pista al lector, lo conduce de forma dócil por los corrales hasta la resolución f…

El adversario - Emmanuel Carrère

He aquí la diferencia entre un libro que trata aspectos dramáticos y deja indiferente como el reseñado previamente y un libro que turba al lector, al que no puede quedar indiferente de forma ineludible, se proteja con la armadura que se proteja.

Si "El olvido que seremos" me había hecho pedir disculpas por mi falta de emoción, la lectura del "El adversario" me ha reconciliado conmigo mismo. No he sentido temblor de piernas, ni disnea suspirosa, ni escalofríos, sobre todo he sentido inquietud, especialmente porque todo lo relatado sigue perfectamente el guión de la realidad. Un guión, que si fuera imaginado podría pasar por inverosímil, fruto de la calentura mental del escritor.

El escritor se sitúa como cronista y protagonista de unos asesinatos incomprensibles, de unas mentiras de tamaño tan enorme que parece imposible que hayan pasado ocultas durante muchos años. Son esas mentiras, inicialmente inocentes, que muchas personas hemos (me incluyo) utilizado de jóven…