Ir al contenido principal

Identidades suplantadas

"He construido, mientras me paseaba, frases perfectas de las que después no me acuerdo en casa. La poesía inefable de esas frases no sé si será parte de lo que fueron, si parte de no haber sido nunca escritos."
Fernando Pessoa. El libro del desasosiego.

Así como Pessoa olvida las frases construidas, yo olvido lo leído. Sustituyo mi individualidad por la de otro, en definitiva suplanto una personalidad.
 
No se me da mal. En los últimos meses he hecho algunos viajes suplantando a otra persona. Es extraordinariamente fácil, nadie se preocupa de comprobar que en realidad eres quien dices ser. Así, me permito sostener opiniones discordantes y que no son mías, puedo comer diferente, pagar con su dinero incluso. Soy capaz de mimetizarme con el paisaje humano. Sólo necesitas un traje más o menos apañado. Tampoco nadie se fija en que en realidad no es de marca, de hecho sólo yo me doy cuenta de que algunos de los demás tienen claras señales de desgaste, tufan a naftalina porque los sacan poco. Seguramente también, como yo, son impostores.

En uno de esos viajes he estado en una ciudad del sur disfrazado de otra persona. Uno más alto y delgado, más mayor, de más alcurnia y rango. Nadie se ha dado cuenta, he entrado en todos esos salones habitualmente vedados a los de a pie simplemente insinuando mi personalidad. Nadie lo ha dudado, ni un intento de confirmarlo sólo ha hecho falta una breve preparación del personaje. Un simple cambio en los ademanes.
 
En el hotel nadie ha reparado en el cambio. Todos se guían por las apariencias, las ropas y las palabras, hay que encontrarlas del tamaño suficiente, algo incomprensibles para alejar a los mediocres. El mundo esta lleno de ellos, se amontonan, se apretujan con los codos, pero se abren como la mantequilla ante el cuchillo caliente de una mirada o una expresión segura. Nadie se atreve a preguntarte. Es una de las ventajas de ser/parecer altivo. Sólo poniéndote un traje, pareciendo guapo o adinerado, te metes en cualquier sitio.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…

En el corazón del corazón del país - William H. Gass

Lo tenía apuntado en una lista de "imprescindibles". Ni me acordaba de donde había sacado la recomendación en el momento de ver la portada y comprármelo. Posteriormente he confirmado que venía del blog "Un libro al día" que lo ponía por las nubes, en mi opinión de forma bastante acertada.

Se trata de una recopilación de cinco relatos de este veterano escritor (Nacido en 1924) con textos escritos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Como toda recopilación es asimétrica en cuanto a su magisterio y extensión, pero todos tienen algo por lo que ser recordados. Esto es literatura de verdad, sin complacencia, sin buscar amigos, admiradores o dinero. Ni siquiera poniéndoselo fácil al lector, requiere esfuerzo, lápiz y papel, e inteligencia (¿por qué no?). En los relatos predominan las sensaciones sobre las historias y los personajes, de hecho éstas son simples excusas y aquellos meros vehículos para palabras, situaciones y pensamientos. Imposible para todos aquellos que …