Ir al contenido principal

Una desigualdad bellísima


"Ganarás el pan con el sudor de tu frente"

He pensado en esta frase (diría que del Génesis) al leer una noticia en uno de esos diarios gratuitos que leo mientras me tomo el cortado por la mañana. Los tienen allí en la barra del bar. Nunca se me ocurriría comprar un diario, tampoco aceptarlo regalado, pero cuando una página queda abierta por casualidad, me pasa como con los botes de conserva, siempre los leo mientras me voy desperezando.

La noticia habla de la desigualdad laboral que encuentran las mujeres tras el parto. Oye, un inmenso desastre, muchas tienen que reducir su jornada y se ven impedidas a rendir y por supuesto cobrar al mismo nivel que antes o del de sus congéneres machos. El periodista hace hincapié en que pese a los avances de los últimos años no se alcanza la igualdad. Y yo he pensado: Bendita y bellísima desigualdad que permite a las mujeres que quieren (deben) vivir su condición de madres disfrutar con ello y manejar su jornada laboral para poder atender a sus retoños.

Porque eso de que el trabajo dignifica es mentira, es un invento de los ricos, de los explotadores, una trampa más de la economía para seguir exprimiéndonos. Os lo digo yo que apenas trabajo, pero soy tope digno en calzoncillos haciendo el "badolas" (que diría mi madre), haraganeando, sacándole brillo a las bolas de billar. Eso sí, sufro la maldición del divino Génesis derivada del pecado original pero la llevo con la máxima dignidad y elegancia.

Si el trabajo dignificara de verdad, si produjera grandes dosis de felicidad, los ric@s estarían los primeros a la hora de madrugar. Pero no lo hacen y los que se esfuerzan es para ser más poderosos, para deleitarse con las prebendas que producen los mandatos. Antes de éstos solo habían machos, ahora empiezan también a proliferar las hembras, esas que levantan la cabeza todas dignas seguras de su autoestima, exhibiendo friamente la mirada de quien se siente diferente y por ende superior al subalterno.
Me ha dado por pensar que avanzar hacia esa igualdad es una estupidez. No es necesario. Pero es que hoy en día no nos aclaramos con las ideas (ni nos dejan), muchas veces por culpa de los papanatas de izquierdas que han venido a sustituir a los curas más bobalicones, a los misioneros a la búsqueda de salvajes a los que evangelizar y a las señoras dedicadas a las obras de caridad. Los de derechas tampoco hacen nada bueno, de hecho ya les van bien estas estrategias igualitarias, empeñados en enriquecerse y entre unos y otros esto es un calvario. Para unas cosas nos promueven la diferencia, la diversidad, para otras somos extraordinariamente celosos con las tradiciones y el hecho diferencial. Pero cuidado, para lo femenino, "con la iglesia hemos topado", el tema es intocable, viva la igualdad sin ton ni son, incluso aunque no sea necesaria. 

Yo si fuera mujer estaría muy cabreada con los que se han empeñado en que me vea realizada constantemente como madre, como amante y como profesional. Joder así es imposible dormir y llevar una vida ordenada. Entre maquillarme, dar de comer a los niños, llevarlos al cole, seducir a mi marido sin dejarle dominarme, hacerle colaborar, triunfar en lo laboral y encima estar "súper topeguay" aunque tenga la regla usando... (rellene cualquier producto anunciado en la linea de puntos). Ser superactiva aunque ya tenga la menopausia e impedir que la disminución de los niveles hormonales me cambie el carácter. Todo ello procurando: quedarme embarazada en el momento y edad adecuado, mantener una figura impecable y rendir de lo más alto. ¡Ufff! Sólo de pensarlo me dan ganas de salir huyendo. 

Nada, que el ser humano no avanza, siempre estamos al dictado de modas, cultura y grandes jerifaltes. Todos ellos con la colaboración de los medios de comunicación ¡Que atraso! A veces preferiría volver al taparrabos y a los instintos desatados. 

En definitiva, que es una suerte ser un macho inútil en calzoncillos esperando que cualquier "supermujer" se empeñe en redimirme. Me parece que me voy a tomar una cerveza (o dos) para celebrarlo y dar gracias (a Dios) de que no me puedo quedar embarazado, no tengo instinto maternal y que a ningún estúpido se le ha ocurrido la idea de que los hombres para ser atractivos tengamos que vestir pantalones con un agujero enseñando un huevo para ser lo más "in". ¡Mierda, acabo de dar una idea a todos esos gañanes! Eso sí, la mayoría de los machos siguen creyendo que el trabajo dignifica y da felicidad y por supuesto, se cogen mucha menos baja maternal.

En realidad tengo envidia de esa bellísima desigualdad que me impide ser madre. Creo que en ese caso yo también me reduciría la jornada. Gracias a todas las madres por ser tan admirables y desiguales.

Como diría Obélix: "Están locos esos romanos".

Benigno F.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

Lecturas veraniegas: Harari, Irving, Silva, Camilleri, Bueso

Tengo esto muy abandonado. Demasiadas obligaciones, y mucho cansancio, pero no me olvido de leer. Desde mi último comentario he leído cinco libros de estilos variados, todos tienen algo que contar, alguno merecería reseña aparte pero si me espero, igual no llego a escribirla.

Sapiens. De animales a dioses - Yuval Noah Harari

Claroscuros los de este libro. Momentos muy interesantes alternados con otros francamente aburridos, en ocasiones algo repetitivo en sus argumentos. Se queda a medio camino entre lo científico, lo divulgativo, lo histórico, lo filosófico y lo especulativo.

Al principio casi me entusiasmo, luego poco a poco ese entusiasmo ha ido cediendo y al final casi lo he acabado con tedio.

Conclusión: Interesante, da que pensar, vale la pena leerlo. Opinativo, intenta ser académico a menudo pero, a mí que soy muy mal pensado, me suena a invento para vender.

Avenida de los misterios - John Irving

Sin duda, este es el "libro". Un artefacto perfectamente ejec…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…