Ir al contenido principal

El tiempo, una inversión que sólo produce pérdidas

"¿Es verdad que sólo tenemos una estación? ¿Un verano y se acabó?"
James Salter. "Años luz"
 
No soy rico, no lo necesito, tengo suficiente con lo que tengo. No quiero propiedades, no necesito piso, ni coche, ni apartamento. No me interesan los viajes, ni la playa, ni esquiar, ni escalar cimas lejanas. Todo eso es falso, sólo es un invento más para hacernos creer que somos alguien, que somos libres que tenemos capacidad de escoger, son trucos para hacernos perder (para robarnos) nuestro más importante capital: el tiempo. 
 
Sólo soy el dueño de mi tiempo y dispongo de él a mi antojo. Es uno de los pocos privilegios de los solitarios. Es la única propiedad con la que nace el ser humano, cada uno con un capital determinado, pero nos lo roban, nos impiden usarlo a nuestro antojo desde niños y eso molesta. Este concepto se intentó utilizar para una película de ciencia ficción ("In time") pero de forma fallida, pervertida como todo lo que tocan algunos humanos que se va estropeando a medida que va siendo manoseado. 
 
Otros capitales son la memoria o el conocimiento esas son riquezas difíciles de conseguir a veces, algunos las tienen como herencia pero hay que desarrollarlas, excavar en las minas o en los ríos como gambusinos, y sólo aumentan invirtiendo tiempo y a algunos les parece que pierden vida en ello, por eso no todo el mundo se emplea a fondo con la cultura. 
 
El dinero y la economía son instrumentos al servicio de los ladrones de tiempo, solo buscan comprar horas para acumularlas de forma avara, para que los años se amontonen sin dejar huellas en las caras, para esquivar y retrasar el destino ineludible.

Si queréis reconocer a alguien generoso observad como comparte o regala sin importarle su tiempo. Si buscáis identificar a los avariciosos sólo tenéis que mirar como barajan las agujas de los relojes.

Benigno F.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

Lecturas veraniegas: Harari, Irving, Silva, Camilleri, Bueso

Tengo esto muy abandonado. Demasiadas obligaciones, y mucho cansancio, pero no me olvido de leer. Desde mi último comentario he leído cinco libros de estilos variados, todos tienen algo que contar, alguno merecería reseña aparte pero si me espero, igual no llego a escribirla.

Sapiens. De animales a dioses - Yuval Noah Harari

Claroscuros los de este libro. Momentos muy interesantes alternados con otros francamente aburridos, en ocasiones algo repetitivo en sus argumentos. Se queda a medio camino entre lo científico, lo divulgativo, lo histórico, lo filosófico y lo especulativo.

Al principio casi me entusiasmo, luego poco a poco ese entusiasmo ha ido cediendo y al final casi lo he acabado con tedio.

Conclusión: Interesante, da que pensar, vale la pena leerlo. Opinativo, intenta ser académico a menudo pero, a mí que soy muy mal pensado, me suena a invento para vender.

Avenida de los misterios - John Irving

Sin duda, este es el "libro". Un artefacto perfectamente ejec…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…