Ir al contenido principal

Embassytown - China Mieville


¿Me pregunto cómo he llegado a leer este libro? ¿Cómo puede ser que me hayan engañado para emplear un billete en comprarlo? (Lo he comprado. Aquí no se comentan libros pirateados).

Muy fácil, me he dejado llevar por el “boca a boca” moderno, los foros manipulados por las editoriales y los poderes mediáticos que pretenden colocarnos un producto supuestamente culto y revolucionario y por las opiniones de algunos lectores orgullosos de exhibir que lo han leído y comprendido. Nada que ver con la verdadera comunicación, esa que permite detectar alientos sinceros y brillos en las miradas de personas extasiadas por la lectura de un libro, por una audición musical o la visión de una obra maestra.

Sin dudarlo, puedo afirmar que nos hallamos ante un auténtico subproducto, un bodrio de tamaño monumental, una “bosteira” seca sobre adoquines vendida envuelta en el celofán del cultismo, de luminosos colores, con frases rimbombantes y cultas en la cubierta de caramelo. El típico plato supuestamente sensacional (y caro), rebuscado, de gusto difícil, apreciable sólo por paladares entendidos y entrenados y que nos produce vergüenza reconocer que no nos gusta, es más que nos parece repugnante, pero como todo el mundo asiente con cara de imbécil loando sus matices y aromas, no nos atrevemos a discrepar no sea que seamos expulsados de esa élite en la que nos han admitido recientemente.

Y eso que empecé el libro con las mejores intenciones, dejándome mecer en la suave marea de la incomprensible historia, imaginando a través de nombres y verbos nuevos,  de frases incoherentes, haciendo como si los entendiera, sin buscar encaje ni explicación a los diferentes personajes, esperando que la iluminación apareciera de un momento a otro en virtud de la magia de la palabra.

Pero va pasando el tiempo y la varita no surte efecto y no hay estrellas aparecidas de la nada y te vas dando cuenta que te están colando una historia insulsa, burda, de simples ambiciones y conquistas humanas. Que te pretenden engañar ofreciéndote un nuevo lenguaje como truco. Que el autor emplea medio libro para descolocarnos más que para situarnos. Que intenta parecer innovador pero no es más que un simple trabalenguas para disléxicos, que busca diferenciar entre adeptos e incrédulos. Pues bien, yo me declaro incrédulo, estúpido y analfabeto.

En algún momento he pensado que podría ser un tema de la traducción, pero no me parece posible tal cúmulo de despropósitos y el libro adquiere por momentos un tono de superioridad (o lo entiendes o te jodes) y un poco mesiánico que sólo me parece atribuible a su autor.

En la segunda mitad del libro (si no has abandonado harto) el autor se deja de tonterías, vuelve al lenguaje comprensible y ahí es cuando le salen todas sus carencias, a él como escritor y a la historia. Se queda en pelotas al quitarse ese vestido extravagante y , al disminuir el chirrido lingüístico te das cuenta de que no transmite, no describe y en definitiva como lector no sientes ningún tipo de emoción salvo la sensación de que te han tomado el pelo, que no hay mensaje alguno entre tanto diálogo secreto, sólo una simple historia de seres humanos.

"¡Oye listillo! ¿Y por qué triunfa?" Porque nadie se atreve a reconocer que no lo entiende, que es incapaz de descifrar la mente del escritor. Y a mí me parece que escribir no se trata de esto, que es válido un cierto cripticismo pero no obligar al lector a entender los pensamientos que pasan como disparos por la mente del escritor. Que las continuas piruetas de un acróbata loco acaban cansando cuando no les encuentras el sentido.

Lo mejor: Las intenciones innovadoras.  Algunas ideas originales sobre el lenguaje y los “Anfitriones” y “Embajadores”. Suerte que no es prolijo en descripciones le hubiera salido un tochazo imposible. Que he sobrevivido a los efectos indeseables de esta absurda quimioterapia.

Lo peor: La función en la historia de alguno de los personajes principales no tiene ninguna explicación coherente. Algunos hilos del relato cuando los sigues no están unidos a nada, simplemente están sueltos al vacio, el autor se aprovecha de ello pensando que no vas a osar seguirlos en una trama tan intrincada. Otros personajes se diluyen de forma inexplicable. Los “palabros” sin significado y los adjetivos extraordinariamiente rebuscados (no me atrevo a calificarlos como cultos) utilizados para las descripciones, imprescindible el uso del diccionario. Los lectores no vamos para especialistas en esperanto. El final ... sencillamente penoso.

Puntuación: 4/10

Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

Lecturas veraniegas: Harari, Irving, Silva, Camilleri, Bueso

Tengo esto muy abandonado. Demasiadas obligaciones, y mucho cansancio, pero no me olvido de leer. Desde mi último comentario he leído cinco libros de estilos variados, todos tienen algo que contar, alguno merecería reseña aparte pero si me espero, igual no llego a escribirla.

Sapiens. De animales a dioses - Yuval Noah Harari

Claroscuros los de este libro. Momentos muy interesantes alternados con otros francamente aburridos, en ocasiones algo repetitivo en sus argumentos. Se queda a medio camino entre lo científico, lo divulgativo, lo histórico, lo filosófico y lo especulativo.

Al principio casi me entusiasmo, luego poco a poco ese entusiasmo ha ido cediendo y al final casi lo he acabado con tedio.

Conclusión: Interesante, da que pensar, vale la pena leerlo. Opinativo, intenta ser académico a menudo pero, a mí que soy muy mal pensado, me suena a invento para vender.

Avenida de los misterios - John Irving

Sin duda, este es el "libro". Un artefacto perfectamente ejec…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…