Ir al contenido principal

Cabalgatas de regalos y cuchillos de doble filo

"Pensar en exceso suele aumentar la incertidumbre"

Se está preparando la llegada de los Reyes Magos, esos sujetos míticos que nos visitan una vez al año. Y se montan trenecitos de barrio para que se suban los niños, y cobertizos sobre los que se refugian los pajes, incluso buzones donde depositar las cartas que luego son puntualmente recogidas por los empleados de Correos y, en un magnífico detalle, son contestadas sistemáticamente a los remitentes. Para mí un hecho emocionante y no suficientemente nombrado.

Y los padres llevan a sus hijos a esos ferrocarriles sin raíles y se encuentran con una cola kilométrica y se les pone cara de croissant revenido y los niños esperan con cara de resignados o saltando y gritando. Los varones aguantan lo más estoicamente que pueden el envite, las madres sonríen teatralmente como si lo que fuera a acontecer fuera cierto e irrepetible, algunas sobreactúan de forma evidente. Mientras, a los pajes se les ven los tejanos bajo las capas, o salen a fumar un cigarro mientras solicitan paciencia y los niños (que la mayoría no saben escribir) sostienen cartas redactadas por sus padres. Muchos chavales empiezan a estar un poco cansados después del "Tió" y de "Papa Noel" y les cuesta mucho a algunos no revelar su aburrimiento a los adultos, se sienten incapaces de desilusionarlos. Otros, los más malvados, susurran al oído de los más cándidos verdades incontestables y evidentes que éstos se niegan a aceptar y que casi nunca son admitidas inicialmente por los ancestros.

Y todos los años hay niños que pierden la inocencia por estas fechas, que a su vez son sustituidos por nuevos ingenuos y, adultos que, para desquitarse de esa estocada antigua y traicionera, siguen colaborando en sustentar y engordar estas tradiciones de excesivos regalos. Y a mí se me ocurren muchas propuestas alternativas como por ejemplo escribir la carta ofreciendo nuestros regalos en lugar de solicitarlos. En definitiva darle la vuelta al filo de esa tramposa navaja y cortar para otro lado.

Este año me toca otra vez carbón.

Benigno F.

PD: Estos días hay muchas personas que escriben cartas. Están llenas de buenos propósitos y peticiones. Algunos piden rectificar proyectos de leyes, suprimir gobiernos y gobernantes, eliminar hojas afiladas sobre muros fronterizos, reclaman libertad de expresión, de decisión y de movimiento. Esos mismos revuelven el pelo de la cabeza de sus hijos, los llevan a esas horrorosas cabalgatas multitudinarias, les dan sus "smartphones" para mantenerlos entretenidos y a la vez reclaman que los defiendan de la delincuencia, que consideren sus diferencias, disponer de energía a raudales y a la vez ahorrarla y sobre todo que sus hijos tengan de todo y sean sanos. Muchos (yo me incluyo) deberíamos recordar que las buenas palabras son mágicas y pueden dar regalos o sentencias, dar alegría y tristeza, salvar vidas y a la vez quitarlas.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…

En el corazón del corazón del país - William H. Gass

Lo tenía apuntado en una lista de "imprescindibles". Ni me acordaba de donde había sacado la recomendación en el momento de ver la portada y comprármelo. Posteriormente he confirmado que venía del blog "Un libro al día" que lo ponía por las nubes, en mi opinión de forma bastante acertada.

Se trata de una recopilación de cinco relatos de este veterano escritor (Nacido en 1924) con textos escritos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Como toda recopilación es asimétrica en cuanto a su magisterio y extensión, pero todos tienen algo por lo que ser recordados. Esto es literatura de verdad, sin complacencia, sin buscar amigos, admiradores o dinero. Ni siquiera poniéndoselo fácil al lector, requiere esfuerzo, lápiz y papel, e inteligencia (¿por qué no?). En los relatos predominan las sensaciones sobre las historias y los personajes, de hecho éstas son simples excusas y aquellos meros vehículos para palabras, situaciones y pensamientos. Imposible para todos aquellos que …