Ir al contenido principal

Espejos y escaparates.

Entiendo bien la función de los espejos como objetos decorativos encerrados en los domicilios, a la búsqueda de reflejos y efectos en los espacios imaginarios creados en su interior, incluso los acepto para acicalarse en el baño si no hay más remedio.

No entiendo a la gente que se empeña en mirarse en ellos ¿Qué busca alguien cuando se sube como pasajero a un coche y de inmediato despliega el parasol para buscarse los ojos? Serán expertos oftalmólog@s repasando la anatomía ocular antes del quirófano o investigan  enfermedades observando el color y la disposición del iris tras las esferas acuosas. ¿Qué pretenden? Cuando sacan tras rebuscar un buen rato en el bolso un mínimo espéculo y se revisan maquillaje, pestañas, cejas, puntos y barrillos en el metro. Ejercicio inútil muchas veces y de una intimidad tan seria que me hace sentir extraordinariamente incómodo. Como si estuviera espiando a alguien mientras se está vistiendo.

Y la cara que se les pone a algun@s cuando se buscan en los covalentes cristales de un banco mientras disminuyen el ritmo de su paso ligero y se revisan la vestimenta y rectifican la postura por si alguien les mira (Yo mismo) y se tocan y alisan el cabello o los pliegues obligados por los cuerpos. ¿Qué piensan? ¿Filosofan sobre la vida? ¿Peroran sobre la crisis? ¿Reflexionan sobre la moralidad de los usos de los impuestos?

Olvidan que los espejos están ligados a lo esotérico, a los agüeros, que dan entrada a pasajes paralelos en los que puedes quedar encerrado, sin posible salida, como esos personajes de los cuadros que nos miran pidiendo socorro desde hace siglos, suplicando una salida, viéndonos inmóviles, como maniquíes paralizados frente al reflejo de escaparates. Son dobles nuestros, unos dobles tan violentamente reales que no debiéramos reconocernos, porque no coinciden con nuestra imagen occipital, suelen tener arrugas insospechadas, incorregibles por mucho que nos empeñemos.

Los animales no se reconocen en los reflejos. Reaccionan con violencia o miedo, enseñan furiosos los dientes o salen huyendo. No quieren saber de oráculos, saben que esos que les miran no son ellos.

"Hoy, hoy al fin borré tu reflejo. Ni rastro del vapor de tu aliento. Entonces ¿Por qué no me atrevo a mirarme de nuevo?"


Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…

En el corazón del corazón del país - William H. Gass

Lo tenía apuntado en una lista de "imprescindibles". Ni me acordaba de donde había sacado la recomendación en el momento de ver la portada y comprármelo. Posteriormente he confirmado que venía del blog "Un libro al día" que lo ponía por las nubes, en mi opinión de forma bastante acertada.

Se trata de una recopilación de cinco relatos de este veterano escritor (Nacido en 1924) con textos escritos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Como toda recopilación es asimétrica en cuanto a su magisterio y extensión, pero todos tienen algo por lo que ser recordados. Esto es literatura de verdad, sin complacencia, sin buscar amigos, admiradores o dinero. Ni siquiera poniéndoselo fácil al lector, requiere esfuerzo, lápiz y papel, e inteligencia (¿por qué no?). En los relatos predominan las sensaciones sobre las historias y los personajes, de hecho éstas son simples excusas y aquellos meros vehículos para palabras, situaciones y pensamientos. Imposible para todos aquellos que …