Ir al contenido principal

Los dos bolsos

Observo como cada vez con mayor frecuencia muchas personas (mayoritariamente mujeres) llevan de forma rutinaria dos bolsos. Me entra la curiosidad por saber los motivos porque a simple vista le veo muchos inconvenientes. ¿Son realmente necesarios? ¿Tienen que cargar obligatoriamente con tantos objetos como para necesitar dos receptáculos para ellos?

Supongo que me llama la atención porque tengo tendencia a llevar todo en los bolsillos permitiendo que protuyan de forma exagerada y poco elegante de la superficie del cuerpo. Supongo que muchos de estos "bihandbaggers" lo hacen por motivos estéticos. Probablemente intenten evitar que se les deforme el cuerpo de esos vestidos ajustados y con pocos bolsillos que se llevan ahora siguiendo la dictadura de poderes fácticos ocultos que mandan sobre las figuras, vestidos, bolsos y tamaño, número y capacidad de los bolsillos (sobre todo sobre estos últimos).

Muchas veces el segundo bolso es una fiambrera de esas modernas que a mi me parecen superhorteras. Otras simplemente acarrean la mochila del colegio de un hijo que yace extenuadísimo sobre dos asientos (por supuesto con los pies sobre ellos). Ocasionalmente es una bolsa que lleva estampada una marca comercial o de una tienda de alta costura, en la que es evidente que estas personas, que se pasean en transporte público, es poco probable que hayan comprado en su vida. A veces esa bolsa es de una simple cadena de perfumerías conteniendo un mini bocadillo.

Algunas viajan con el bolso y un gran casco de moto para cuando vengan a recogerlas, es la demostración a las claras de que tienen pareja, un símbolo claro para que no te les acerques si no te las quieres ver con el de la moto. También es frecuente la bolsa de deporte con todo lo necesario para acudir al gimnasio a la clase de "Zumba" o "Pilates", en éstas es frecuente que vaya acompañada de otra que contiene una gran botella de agua para beberse esos varios litros que parecen ser necesarios para mantener impecable el estado de forma o la salud y de la que beben a morro en público, sin ningún tipo de vergüenza.

En raras ocasiones (sobre todo por la noche) se visten con bolsito y bolsa que contiene unos zapatos de enormes tacones para cambiarse al llegar a una fiesta. Una demostración de que dichos borceguíes sólo son útiles como adorno y caminar con ellos es toda una heroicidad.

Las de pinta alternativa suelen llevar mochila en la espalda y bolsa de un supermercado con contenido incierto. En ocasiones ésta última es sustituida por una preciosa mochila portabebés comprada al módico precio de 150 euros en El Corte Inglés. Seguro que tienen un nombre superchulo en inglés para denominarlas. Vienen con todo tipo de accesorios como el estupendo babero al precio de 14 euros.

Pienso que todo eso que acarreamos hoy día es antinatural, seguramente innecesario, sólo son pesos y cadenas con las que nos esclavizan en este supuesto mundo moderno, víctima del progreso. En el caso de las mujeres han sustituido con bonitos bolsos, esos fardos antiguos de paja, cubo lleno de agua o ropa para lavar o recién lavada, que antes llevaban sobre la cabeza para tener libres las manos para agarrar a un niño o la botella de leche o la vara para azuzar a las reses.

Y es que ya lo decía Esopo: Todos los seres humanos nacemos con dos bolsos, uno al frente y otro a la espalda. En el ventral, bien visibles todos los defectos y errores de los demás y el sostenido en el dorso con nuestras propias faltas y defectos.

Benigno F.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

En el corazón del corazón del país - William H. Gass

Lo tenía apuntado en una lista de "imprescindibles". Ni me acordaba de donde había sacado la recomendación en el momento de ver la portada y comprármelo. Posteriormente he confirmado que venía del blog "Un libro al día" que lo ponía por las nubes, en mi opinión de forma bastante acertada.

Se trata de una recopilación de cinco relatos de este veterano escritor (Nacido en 1924) con textos escritos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Como toda recopilación es asimétrica en cuanto a su magisterio y extensión, pero todos tienen algo por lo que ser recordados. Esto es literatura de verdad, sin complacencia, sin buscar amigos, admiradores o dinero. Ni siquiera poniéndoselo fácil al lector, requiere esfuerzo, lápiz y papel, e inteligencia (¿por qué no?). En los relatos predominan las sensaciones sobre las historias y los personajes, de hecho éstas son simples excusas y aquellos meros vehículos para palabras, situaciones y pensamientos. Imposible para todos aquellos que …