Ir al contenido principal

La costumbre de evangelizar


"Felices los amados y los amantes y los que pueden prescindir del amor."
 Jorge Luis Borges. 
"Fragmentos de un evangelio apócrifo"


Así comienza el próximo libro de Yasmina Reza y sobre ello le preguntan en una reciente e interesante entrevista en "El País". Sus reflexiones me parecen interesantes.  "Asociar felicidad y amor es una auténtica estupidez" apostilla ella.

Inicialmente me siento fieramente de acuerdo. Imagino muchísimas muestras de esa felicidad solitaria. Parece claro que personas con cultura e inteligencia como Borges y ella es difícil que se equivoquen. 

A medida que transcurren las horas comienza el trasiego de argumentos a favor y en contra. Cada vez, esas frases, me parecen más correspondientes al débil conformarse de los solitarios, de los no amados o no amantes. Parecen extractos de razonamientos surgidos cada vez que parece que algún solitario pasa a engrosar las filas de los acompañados.

Yo diría que ella solo parece tener razón, porque el ser humano es un animal de rebaño, de manada. Todos los hombres y hombras (o los mujeros y mujeras para ser más políticamente correcto) buscan el refugio del grupo. Ella insiste en que no, que es un espíritu libre, pero ese rechazo lo hace (como muchos de los auto-aislados) desde su atalaya fuertemente protegida por la sociedad y por todo lo que nos proporciona; y seguramente (también) desde una posición económica preeminente. Porque con dinero (o sin necesitarlo) es fácil estar solo. Por eso hoy en día, la soledad se promociona. Porque nos protegen fuerzas invisibles de la naturaleza y de las maldades. Así es fácil que se sobrevalore el disfrute en solitario, esa tendencia al aislamiento solo es posible porque confiamos ciegamente en un ángel de la guarda inexistente.

De todas maneras, en nuestra época, tanto el amor como el sexo están claramente sobrevalorados y su relación con la felicidad todavía más. Porque la ficción todo lo invade y parece que las películas y las novelas (de amor y sexo) son como la realidad. 
Por eso, volviendo a la cita de Borges. Una frase de un escritor no es más que una sucesión de palabras, un fragmento acotado extraído de una entrevista, de un libro, o quizás sólo es parte del pensamiento de uno de sus personajes. Que lo diga Borges, Reza o Fontes no tiene importancia, de hecho no significa nada. Cualquiera de ellos puede contradecirse mañana, incluso no reconocerse en la frase pronunciada. Yo lo hago con frecuencia. El problema es que tienen que defender sus frases ante las ráfagas de preguntas a las que se ven sometidos y al final unas simples palabras se convierten en convicción.
También escribe Borges en el mismo libro: "El que matare por la causa de la justicia o por la causa que el cree justa no tiene culpa" y "Yo no hablo de venganzas ni de perdones; el olvido es la única venganza y el único perdón". No creo que sea necesario ningún ejemplo para estar en desacuerdo como reglas o leyes generales y sobre todo como evangelio y mandamientos.

Benigno F.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

Lecturas veraniegas: Harari, Irving, Silva, Camilleri, Bueso

Tengo esto muy abandonado. Demasiadas obligaciones, y mucho cansancio, pero no me olvido de leer. Desde mi último comentario he leído cinco libros de estilos variados, todos tienen algo que contar, alguno merecería reseña aparte pero si me espero, igual no llego a escribirla.

Sapiens. De animales a dioses - Yuval Noah Harari

Claroscuros los de este libro. Momentos muy interesantes alternados con otros francamente aburridos, en ocasiones algo repetitivo en sus argumentos. Se queda a medio camino entre lo científico, lo divulgativo, lo histórico, lo filosófico y lo especulativo.

Al principio casi me entusiasmo, luego poco a poco ese entusiasmo ha ido cediendo y al final casi lo he acabado con tedio.

Conclusión: Interesante, da que pensar, vale la pena leerlo. Opinativo, intenta ser académico a menudo pero, a mí que soy muy mal pensado, me suena a invento para vender.

Avenida de los misterios - John Irving

Sin duda, este es el "libro". Un artefacto perfectamente ejec…

Patria - Fernando Aramburu

Siempre he sido rebelde. He tardado más de cincuenta años en darme cuenta pero es verdad. Siempre he hecho lo contrario a lo que todos hacían, sólo por probar, por no ser seguidista, por tener mi propia opinión. Por eso no leía "Patria", porque todos la leían y todos la loaban, pero algunos se empeñaron en criticarla. Unos con argumentos literarios, gruesos, discutibles, pero firmes; otros con razones políticas, insinuando cosas que sólo leyendo la novela se podían confirmar o no. Consideraban que había intencionalidad del autor de posicionar al público a favor de una de las posturas. Vamos, que le atribuían malas intenciones, le calificaban de "constitucionalista" (como si eso fuera malo). Sin decirlo claramente sugerían maledicencia por parte del escritor.

Ahí fue cuando decidí leerla, para poder discutir en un sentido u otro, para averiguar si la novela valía la pena en lo literario y si las intenciones eran puras o espúrias. La verdad es que a mí, cuando algui…