Ir al contenido principal

Novela de ajedrez - Stefan Zweig

La vida no es simple o por lo menos a mí no me lo parece, todo tiene un doble o triple sentido. A veces estamos engañados pero no queremos que nos desengañen. A menudo estamos con los ojos cerrados sin querer abrirlos. Odiamos a quien nos fuerza a hacerlo, preferimos el mundo a oscuras y sin luces de los sueños.

Esto es lo que sucede con esta breve historia. El autor como sin proponérselo, utilizando como una excusa una partida en un tablero de cuadrados negros y blancos, nos cuenta una historia escalofriante, de locura, de tortura, de resistencia. Contrapone el talento natural, pero a veces con poco cerebro (casi la fuerza bruta) con la inteligencia, la reflexión y el estudio. Para ello no necesita mucho espacio, la narración es tan breve como una fría sentencia, como los ecos de los disparos o el sonido de una bofetada.

No necesita mensajes sesudos solo explotar el apercibimiento, la intuición del lector. Tiene una idea y la desarrolla en su justa medida. No demuestra ambición económica, tenía pocas o nulas posibilidades de enriquecerse con la literatura. Hoy día la hubieran engordado de forma artificial añadiendo personajes e historias paralelas, diluyendo el mensaje.

En pocas palabras nos pone en situación lugar y personajes el entorno es sólo atrezzo un simple decorado. Todo ello suficiente para una historia breve e interesante. No necesita nada más . No le preocupa alargarlo para que encaje en el metraje de una película. Nos hace sentir la frialdad del carácter usada para ocultar la simpleza del jugador, similar a la de los interrogadores, que en los intermedios leen sobre partidas pasadas. Demuestra el nerviosismo de la locura, la desesperación del preso. Lo fácil que es darse por vencido, confesar una mentira o admitir lo inconfesable, salpicar a otros con la excusa de haber sido delatado, que no siempre es necesaria la violencia física para persuadir al condenado. Al mismo tiempo nos muestra el refugio y la fuerza inconmensurable que esconden las palabras. Lo fácil que es aislarse en el estudio y perderle la medida a un mundo empeñado en alinearnos sólo con una idea, un escudo o un emblema.

Lo mejor: Su brevedad. La precisión con que utiliza una historia para mostrarnos otra. El autor sabe de lo que habla porque lo ha vivido en sus propias carnes.
Una frase: "Lástima -dijo, magnánimo-. La disposición de ataque no estaba nada mal. Para ser un diletante, este señor poseía un talento bien poco común."
Lo peor: El autor se suicidó en 1942, víctima del terror que le producía el triunfo del nazismo. El conocimiento le llevó a la locura.

Puntuación: 8/10

Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…

En el corazón del corazón del país - William H. Gass

Lo tenía apuntado en una lista de "imprescindibles". Ni me acordaba de donde había sacado la recomendación en el momento de ver la portada y comprármelo. Posteriormente he confirmado que venía del blog "Un libro al día" que lo ponía por las nubes, en mi opinión de forma bastante acertada.

Se trata de una recopilación de cinco relatos de este veterano escritor (Nacido en 1924) con textos escritos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Como toda recopilación es asimétrica en cuanto a su magisterio y extensión, pero todos tienen algo por lo que ser recordados. Esto es literatura de verdad, sin complacencia, sin buscar amigos, admiradores o dinero. Ni siquiera poniéndoselo fácil al lector, requiere esfuerzo, lápiz y papel, e inteligencia (¿por qué no?). En los relatos predominan las sensaciones sobre las historias y los personajes, de hecho éstas son simples excusas y aquellos meros vehículos para palabras, situaciones y pensamientos. Imposible para todos aquellos que …