Ir al contenido principal

Observaciones, preguntas y explicaciones


“Si las víctimas de antes pretenden ser verdugos a su vez ¿De qué parte que no sea la de las nuevas víctimas, de los nuevos vencidos de otras guerras, podemos estar ya?”
Lois Pereiro

Ayer me subí en el metro para ir a la editorial y preguntar por mi libro. La verdad es que llevo tiempo yendo por allí sin ninguna esperanza. En realidad paso para ver si, por casualidad, me cruzo con una de las secretarias, para ver si reúno suficiente valor para preguntarle si se tomaría un café o una copa conmigo algún día, pregunta demasiado directa y comprometedora para una mujer casada (que diría un amigo ) y para la que, sólo mirándola, ya conozco la negativa respuesta. Pensando en eso me dí cuenta que salía de casa con dos preguntas con obvia y adversa respuesta dibujada en la boca, así que me dí la vuelta y me fui a la taberna.

Seguramente debería hacer todo lo contrario y plantear interrogantes a los demás en lugar de a mí mismo. Hoy en día está absolutamente trasnochado el observar, investigar e informarse por cuenta propia, el pensar e ir a las bibliotecas y está totalmente en boga preguntar directamente sobre cualquier cosa. Pero ¿Se puede preguntar todo? Quizás eso sirva en ocasiones para los niños en el colegio o con sus padres, incluso los adultos podemos inquirir a algunos íntimos pero, en general, las personas carecemos de buenas respuestas y muchas veces es mejor no saberlas o no concederlas. Esa pequeña duda siempre consuela. Además, las contestaciones, especialmente a cuestiones bivalentes (Sí o No), suelen ser fuente de malentendidos porque casi siempre vienen seguidas de un adverbio que atemperara la potencia de los monosílabos y finalmente deja "in albis" la solución al dilema (Sí pero. No ahora.). De hecho, la mayoría de las personas no se mojan: "Quizás"; "No sé" son las respuestas más frecuentes a cualquiera de las cuestiones fundamentales de la vida. Otros a veces utilizan los adverbios sueltos: "Mucho"; "Poco"... Luego la fama se la llevan los gallegos.
Vamos que estoy cansado de que me pregunten por curiosidad, para no cansarse abriendo un libro y lo que es peor, para utilizar mis doctas respuestas para opinar luego como si se fuera catedrático en la materia. De hecho, las personas tenemos la tendencia a opinar sobre todo aún sin conocimiento de causa, y a veces a defender de forma denodada nuestros fundamentos sin apenas argumentos. Y es que una cosa es que nos escuchen respetuosamente y otra bien diferente es que nos hagan caso cuando no tenemos ni puñetera idea sobre algo.

Os invito a un experimento: situaros en una esquina del centro y preguntad a varios viandantes sobre la ubicación de una calle o de un comercio. Una pregunta con respuestas bien sencillas y obvias. Anotad todas las contestaciones obtenidas, incluso os invito a seguir las indicaciones de las diversas personas, igual aparecéis bien lejos. Os sorprenderá comprobar como la gente contesta de forma demasiado frecuente sin ningún tipo de conocimiento.

Y es que la vida es así, repleta de interrogantes sin respuestas y de multitud de agoreros empeñados en poseerlas. Interesados, en definitiva, en manipular nuestra pereza. Esas personas destacan por sus extensas y complicadas explicaciones, en dejar las frases a medias para que las mentes oyentes las completen, en dar mil y un rodeos con peroratas interminables, aburridas, casi siempre tan vacías de contenido que, a base de no poner diques a las palabras, parezca que las frases huecas se llenan de razones y saturando el tiempo de voces, acallan a los expertos, aquietan y duermen a las audiencias débiles de mente e imponen sus únicos pensamientos.

Discrepad, investigad y criticad. No os dejéis amendrentar por los voceros y opinad con fundamento. Y si no sabéis una respuesta no os de vergüenza reconocerlo. Las verdades son mutables (bidireccionales) y ya lo dijo Lois Pereiro, siempre poneros en el sitio (de parte) de los vencidos.

"Sentado a solas... en una piedra, miro el firmamento ahora ausente, a veces oculto de blanco, otras lleno de cielo. La espuma golpea los días, nunca es la misma, siempre se evade diferente. Y aunque estoy seguro, dudo dos veces antes de preguntarle al corazón del tiempo."

Benigno F.

PD: Y esos capullos siguen sin publicarme ¡Serán lerdos!





Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

Lecturas veraniegas: Harari, Irving, Silva, Camilleri, Bueso

Tengo esto muy abandonado. Demasiadas obligaciones, y mucho cansancio, pero no me olvido de leer. Desde mi último comentario he leído cinco libros de estilos variados, todos tienen algo que contar, alguno merecería reseña aparte pero si me espero, igual no llego a escribirla.

Sapiens. De animales a dioses - Yuval Noah Harari

Claroscuros los de este libro. Momentos muy interesantes alternados con otros francamente aburridos, en ocasiones algo repetitivo en sus argumentos. Se queda a medio camino entre lo científico, lo divulgativo, lo histórico, lo filosófico y lo especulativo.

Al principio casi me entusiasmo, luego poco a poco ese entusiasmo ha ido cediendo y al final casi lo he acabado con tedio.

Conclusión: Interesante, da que pensar, vale la pena leerlo. Opinativo, intenta ser académico a menudo pero, a mí que soy muy mal pensado, me suena a invento para vender.

Avenida de los misterios - John Irving

Sin duda, este es el "libro". Un artefacto perfectamente ejec…

Patria - Fernando Aramburu

Siempre he sido rebelde. He tardado más de cincuenta años en darme cuenta pero es verdad. Siempre he hecho lo contrario a lo que todos hacían, sólo por probar, por no ser seguidista, por tener mi propia opinión. Por eso no leía "Patria", porque todos la leían y todos la loaban, pero algunos se empeñaron en criticarla. Unos con argumentos literarios, gruesos, discutibles, pero firmes; otros con razones políticas, insinuando cosas que sólo leyendo la novela se podían confirmar o no. Consideraban que había intencionalidad del autor de posicionar al público a favor de una de las posturas. Vamos, que le atribuían malas intenciones, le calificaban de "constitucionalista" (como si eso fuera malo). Sin decirlo claramente sugerían maledicencia por parte del escritor.

Ahí fue cuando decidí leerla, para poder discutir en un sentido u otro, para averiguar si la novela valía la pena en lo literario y si las intenciones eran puras o espúrias. La verdad es que a mí, cuando algui…