Ir al contenido principal

Verbalizar las emociones


"La única verdad que sé de verdad es que los humanos me acechan"("La ladrona de libros")

Todo el mundo tiene voz, todos tienen derecho a ser escuchados, pero también tienen derecho a callar, a no poner de manifiesto lo que piensan y, por supuesto, a discrepar, abierta o silenciosamente.

Todo eso lo pienso mientras a algún imbécil se le ha ocurrido una nueva proclama televisiva: "Verbaliza tus emociones".

Casi nunca veo ese engendro y mucho menos determinados canales repletos de soflamas y consignas. No les basta con intentar manipular lo que opinas, ahora quieren monopolizar lo que sientes. Insisten en utilizar palabras supuestamente bonitas, en rizar el rizo con los eslóganes, pero a mí no me engañan, los que esto escriben (porque esto lo hace un equipo tras mucho parlotear, analizar gráficas de mercado, deducir tendencias de altos y bajos) no tienen ni idea de qué hablan, sólo saben encadenar palabras sin significado, lo hacen por encargo.

Porque muchas veces los que no hablan suelen ser los más sensibles. Los que son incapaces de explicar esas emociones que, casi siempre, son fenómenos reflejos, sin explicación, reacciones internas que se desencadenan de forma misteriosa al ver una gota de agua, al oir batir las alas de un pájaro o al oir una bonita canción. Los que callan casi siempre son más prudentes que los que todo lo hablan. Son los que son capaces de contener en un dique ese inmenso torrente interior que les arrasa.

Y es que no es necesario decir siempre lo que uno siente, simplemente hay que saber interpretarlo, analizarlo interiormente, conocerse a sí mismo para saber controlarse o desparramarse según proceda a las situaciones.  No hay nada que produzca más desasosiego que lo que nos afecta y no sabemos porqué. Algo tan sencillo como cuando los niños están de mal humor simplemente porque les falta alimento, ellos no saben verbalizarlo, pero ahí están las madres para interpretarlo. No os parece que no hay nada más tonto que estar enfadado por no haber tomado un café con leche. Porque no hay nada peor que los afectados de incontinencia emocional.

Sí. Ya sé que hay buenas intenciones detrás de todo ello. Que se trata de decir a los que nos maltratan que no nos gusta que nos peguen. Pero el mensaje es erróneo. No estamos equivocados los callados, sino los que no callan, los que se imponen por palabras, por actos y de hecho, no siempre violentamente. A esos es a los que hay que educar y no precisamente con publicidad en la tele. Ellos sí que precisan más que nadie de ese control emocional.

"Me callo cuando creo que debería mentir para explicar algo"

Benigno F.

Comentarios

  1. Estoy de acuerdo. Me parece muy cierto todo lo que escribisrte en este post. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Conforta saber que Benigno no es el único que está hasta las gónadas de que intenten manipularle.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

En el corazón del corazón del país - William H. Gass

Lo tenía apuntado en una lista de "imprescindibles". Ni me acordaba de donde había sacado la recomendación en el momento de ver la portada y comprármelo. Posteriormente he confirmado que venía del blog "Un libro al día" que lo ponía por las nubes, en mi opinión de forma bastante acertada.

Se trata de una recopilación de cinco relatos de este veterano escritor (Nacido en 1924) con textos escritos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Como toda recopilación es asimétrica en cuanto a su magisterio y extensión, pero todos tienen algo por lo que ser recordados. Esto es literatura de verdad, sin complacencia, sin buscar amigos, admiradores o dinero. Ni siquiera poniéndoselo fácil al lector, requiere esfuerzo, lápiz y papel, e inteligencia (¿por qué no?). En los relatos predominan las sensaciones sobre las historias y los personajes, de hecho éstas son simples excusas y aquellos meros vehículos para palabras, situaciones y pensamientos. Imposible para todos aquellos que …