Ir al contenido principal

Asientos reservados

urbanidad.
(Del lat. urbanĭtas, -ātis).
1. f. Cortesanía, comedimiento, atención y buen modo.

De forma preocupante observo el aumento del número de personas inválidas en los transportes públicos. Un buen número de ocupantes de los asientos reservados se ven afectados por un síndrome neurológico curioso. El principal síntoma es la imposibilidad de extender las rodillas, las caderas y el tronco, de levantar la mirada y la afasia. El síndrome se exacerba de forma exagerada cuando entra una persona de cierta edad, con bastón y clara dificultad de movimiento. Esas personas (habitualmente jóvenes) sufren extravíos en la mirada, se quedan clavados a los espejos mirando su peinado, una paraplejia afecta de forma súbita a sus miembros inferiores y sobre todo son incapaces de soltar ni una palabra.

Lo peor es que nadie es capaz de afearles su conducta, siguen pegados a sus reproductores de música, cuando no reproducen directamente la música en alto para que todos los ocupantes del vagón se percaten de su extraordinario (mal) gusto musical. 

Este síndrome también afecta a niños aparentemente sanos que van transportados en cochecito, pero que se movilizan frenéticamente sobre los asientos del transporte, poniendo sus pies sobre el plástico, gritando, saltando e incluso algunas veces cantando y bailando... Ni un reproche acompaña su comportamiento... sonrisas, cabezadas de asentimiento... Ya se entiende... Son niños. Así no me extraña que cuando tengan cierta edad y llegan a la universidad pongan sus posaderas en las mesas y se extrañen cuando alguien les pida que quiten sus pies de los asientos. Encuentran normal que los espacios públicos sean para su uso personal y esparcimiento.
 
Algunos entran en el metro acompañados por una enorme bicicleta que como no entra por los tornos hacen pasar por la salida y (por supuesto) también lo hacen ellos. No se molestan en pagar el transporte porque consideran que debiera ser gratuito, igual que la escuela, la vivienda e incluso la universidad. Creen que todo ello se lo debieran costear los ricos. Olvidan que los que pagan suelen ser otros, simples trabajadores, a veces incluso sus padres. Muchos no han pagado un impuesto en su vida pero al sentarse en esos asientos reservados con su camiseta "Antifascista" sacan un hermoso reproductor multimedia y unos auriculares "Beats" de trescientos euros.

Lástima que hayamos olvidado a algunos pensadores como George Bernard Shaw (En algunos sitios de internet lo citan como "Show"... por lo menos lo citan aunque no sepan bien su nombre).

"Dios no ha muerto, sencillamente se mantiene al margen."
"La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres le temen tanto."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…

En el corazón del corazón del país - William H. Gass

Lo tenía apuntado en una lista de "imprescindibles". Ni me acordaba de donde había sacado la recomendación en el momento de ver la portada y comprármelo. Posteriormente he confirmado que venía del blog "Un libro al día" que lo ponía por las nubes, en mi opinión de forma bastante acertada.

Se trata de una recopilación de cinco relatos de este veterano escritor (Nacido en 1924) con textos escritos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Como toda recopilación es asimétrica en cuanto a su magisterio y extensión, pero todos tienen algo por lo que ser recordados. Esto es literatura de verdad, sin complacencia, sin buscar amigos, admiradores o dinero. Ni siquiera poniéndoselo fácil al lector, requiere esfuerzo, lápiz y papel, e inteligencia (¿por qué no?). En los relatos predominan las sensaciones sobre las historias y los personajes, de hecho éstas son simples excusas y aquellos meros vehículos para palabras, situaciones y pensamientos. Imposible para todos aquellos que …