Ir al contenido principal

Paraguas como espadas


¡Llueve! Y en esta ciudad no estamos acostumbrados y parece una gran catástrofe y se forman cataratas en los túneles, aguazales en los fondos de las cuestas y parece que sea el apocalipsis.  En mi tierra ni nos inmutamos... ¡Chove! ¡Normal! ... ¡Mollaste! Nin te moves.

Aquí, la lluvia a nadie pone contento, salvo a algunas féminas que alborozadas se ponen unas botas de agua modernas que llevan guardadas un siglo en un armario desde que las compraron. En realidad son una modificación de las clásicas Katiuskas, prenda de ornamento con nombre de bombardero, de lo más hortera y sólo adecuada para algunos oficios como el de pocero. Pero ya saben ustedes, las modas son inescrutables y lo que hace unos años era anatema,  pasa a estar en la cúspide estilística tarde o temprano. 

Estas modernas se suelen dotar de chubasqueros de colores chillones, cuanto más chillón más alto es su precio y, como no, de amplios, de enormes paraguas, para protegerse el pelo. Porque ya sabéis que siempre llueve nada más salir de la peluquería o con el coche recién lavado.


El mayor peligro en los días pluviosos son los paraguas. Su manejo en manos descuidadas puede transformarlos en auténticas armas de destrucción masiva. Pueden ametrallar con gotas de agua al ser agitados en el aire de forma descuidada al entrar en un establecimiento o transporte público, o bien directamente te lo clavan al manejarlo cerrado pegado al cuerpo y dejándolo balancearse sin atender a las más simples leyes de la física y así, te golpean duramente o sencillamente te lo clavan y ni se dan cuenta, y te miran extrañados/as cuando te quejas, porque lo utilizan como una parte más de su anatomía, lo consideran dotado de sensibilidad y no han percibido que te tocaran con sus terminaciones sensitivas. Claro que si tú les das un pellizco en sus paraguas ni se enteran, no saltan como esa hermosa morena que trastabilló con sus posaderas sobre mi rodilla en el autobús y me miró furibunda como si mi rótula tuviera intenciones aviesas.

Y es que algunas personas confunden cuerpo con prendas, sentidos con sentimientos, y el culo con las témporas. Éstas últimas por lo menos sirven para predecir el clima.

Benigno F.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

Lecturas veraniegas: Harari, Irving, Silva, Camilleri, Bueso

Tengo esto muy abandonado. Demasiadas obligaciones, y mucho cansancio, pero no me olvido de leer. Desde mi último comentario he leído cinco libros de estilos variados, todos tienen algo que contar, alguno merecería reseña aparte pero si me espero, igual no llego a escribirla.

Sapiens. De animales a dioses - Yuval Noah Harari

Claroscuros los de este libro. Momentos muy interesantes alternados con otros francamente aburridos, en ocasiones algo repetitivo en sus argumentos. Se queda a medio camino entre lo científico, lo divulgativo, lo histórico, lo filosófico y lo especulativo.

Al principio casi me entusiasmo, luego poco a poco ese entusiasmo ha ido cediendo y al final casi lo he acabado con tedio.

Conclusión: Interesante, da que pensar, vale la pena leerlo. Opinativo, intenta ser académico a menudo pero, a mí que soy muy mal pensado, me suena a invento para vender.

Avenida de los misterios - John Irving

Sin duda, este es el "libro". Un artefacto perfectamente ejec…

Patria - Fernando Aramburu

Siempre he sido rebelde. He tardado más de cincuenta años en darme cuenta pero es verdad. Siempre he hecho lo contrario a lo que todos hacían, sólo por probar, por no ser seguidista, por tener mi propia opinión. Por eso no leía "Patria", porque todos la leían y todos la loaban, pero algunos se empeñaron en criticarla. Unos con argumentos literarios, gruesos, discutibles, pero firmes; otros con razones políticas, insinuando cosas que sólo leyendo la novela se podían confirmar o no. Consideraban que había intencionalidad del autor de posicionar al público a favor de una de las posturas. Vamos, que le atribuían malas intenciones, le calificaban de "constitucionalista" (como si eso fuera malo). Sin decirlo claramente sugerían maledicencia por parte del escritor.

Ahí fue cuando decidí leerla, para poder discutir en un sentido u otro, para averiguar si la novela valía la pena en lo literario y si las intenciones eran puras o espúrias. La verdad es que a mí, cuando algui…