Ir al contenido principal

La soledad del individuo frente a la tecnología

Soy totalmente contrario al progreso, especialmente del progreso mal entendido, del enfocado únicamente a que se enriquezcan los de siempre. Ese que de forma recurrente, desde que el mundo es mundo, se ha dirigido a engañar al descuidado mortal, preocupado por  la muerte, por su falta de pelo, de energía, de dinero, de belleza o de juventud, casi nunca de cultura y menos de sabiduría.

La manipulación de las grandes estructuras económicas mundiales ha llegado a límites insospechados. De hecho, empiezo a dudar que estén manejadas por personas de carne y hueso, y sospecho que los directores de los grandes planes universales (que implican ineludiblemente destruir nuestro mundo) son máquinas o seres extraterrestres (sino dioses olímpicos) que actúan con total frialdad e impunidad. Es la única manera de comprender la falta de sentimientos y piedad por el ser humano que demuestran sobre todo los grandes fabricantes de tecnología (y ciencia) que han sustituido a la religión (y por ende a la iglesia) como grandes manipuladores del pensamiento y comportamiento humano.

A mí no me afecta mucho porque soy totalmente contrario al uso de esos instrumentos modernos, sólo tengo teléfono móvil (modelo antiguo, tipo zapatófono) y sólo para recibir llamadas de los editores (que nunca llaman, por cierto), no tengo ordenador y por supuesto no uso ningún tipo de sistema de mensajería, ni las redes sociales. Aunque reconozco que he estado tentado de ello, especialmente para ligar, y sobre todo cuando una vez  la secretaria de la editorial (esa que me trae loquito pero no lo sabe... o sí) me espetó "Benigno ¿Tienes facebook?" después de tocarse suavemente el labio inferior  con la punta de la lengua... aquel día casi me lo hago.

Todo lo escribo a mano y mis notas manuscritas son abducidas hacia la red por mi amigo Amir, el pakistaní que regenta el locutorio que hay junto a mi pensión. Él lo hace todo. Ha creado el blog, mi identidad y pasa puntualmente mis notas. Una demostración más de la falsedad de esta supuesta red virtual (o sea inexistente) de comunicación mundial. Cualquiera puede suplantar una identidad con oculta finalidad, no enseñar la expresión facial al conversar. Recuerdo la anécdota de un amigo que se metía en "chats" de lesbianas haciéndose pasar por una de ellas. Lo hacía tan bien. Era tan triste su historia que, en un privado, una compañera le confesó que ella en realidad era un hombre y le pidió perdón por el engaño. A mí me dió por imaginar aquel chat sin ninguna mujer, repleto de varones suplantando a femeninas homosexuales, sólo por morbo, o vete a saber tú con qué secretas intenciones sexuales. Una auténtica situación Kafkiana.

Resulta especialmente preocupante que todos los instrumentos tecnológicos actuales potencien el aislamiento individual en lugar de la comunicación. Los usuarios desfilan por el mundo real totalmente ajenos al entorno, reciben el sonido por sus auriculares y miran de forma constante la pantalla del aparato en cuestión, hablan con él y le escriben cosas. Ni oyen, ni ven, ni hablan, A veces incluso se comunican con mensajes cuando están al lado. Lo peor es la sonrisa de tont@ que se les queda a algunos mientras viven en ese mundo paralelo similar al esbozado por Tad Williams en alguna de sus novelas.

Fijaros en como se utilizan por la industria de la tecnología los términos personal y universal. En realidad cuando apellidan personal a un instrumento pretenden confundirnos y que identifiquemos personalidad con individualidad, el aislamiento necesario para la meditación con el egocentrismo, la autenticidad con la falsedad. Peor incluso es el uso de la palabra universal que en realidad significa generalización, mediocridad y pensamiento uniforme. En definitiva, todos por separado, ensimismados en mirar una pantalla y sin posibilidad de unión. Crédulos y faltos de opinión, o lo que es peor, sustentando las que otros se han inventado.

Y es que el pensamiento debería ser personal, variado y mutable (admitiendo que es falible) y, la tecnología barata en vez de inalcanzable; necesaria y no imprescindible y; modernizable en lugar de actualizable.

En resumen, grandes toneladas de ingenio e inteligencia empleadas de forma estéril en aparatitos que a los pocos meses ya no sirven para nada salvo para aislarnos, adocenarnos y descerebrarnos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

Lecturas veraniegas: Harari, Irving, Silva, Camilleri, Bueso

Tengo esto muy abandonado. Demasiadas obligaciones, y mucho cansancio, pero no me olvido de leer. Desde mi último comentario he leído cinco libros de estilos variados, todos tienen algo que contar, alguno merecería reseña aparte pero si me espero, igual no llego a escribirla.

Sapiens. De animales a dioses - Yuval Noah Harari

Claroscuros los de este libro. Momentos muy interesantes alternados con otros francamente aburridos, en ocasiones algo repetitivo en sus argumentos. Se queda a medio camino entre lo científico, lo divulgativo, lo histórico, lo filosófico y lo especulativo.

Al principio casi me entusiasmo, luego poco a poco ese entusiasmo ha ido cediendo y al final casi lo he acabado con tedio.

Conclusión: Interesante, da que pensar, vale la pena leerlo. Opinativo, intenta ser académico a menudo pero, a mí que soy muy mal pensado, me suena a invento para vender.

Avenida de los misterios - John Irving

Sin duda, este es el "libro". Un artefacto perfectamente ejec…

El ejército de los sonámbulos - Wu Ming

No es que no haya leído nada en estos últimos días. De hecho he leído dos libros. Uno no me voy a molestar en reseñarlo, ha pasado sin pena ni gloria y mira que lo lamento porque las historias de Jack Aubrey y Stephen Maturin las sigo hace bastantes años y es la primera vez que me decepcionan. Vamos que "Misión en Jonia" no es de lo mejor de Patrick O'Brian.

Pero no he venido a hablar de ese libro sino de otro (y no es mío), un libro con mayúsculas, una obra que algunos es probable que califiquen como "su libro", uno de esos que tiene un antes y después en sus lecturas. Yo he leído demasiado para que eso me suceda, pero ya he aprendido a identificar las obras magnas, bien trabajadas, cosidas con las mejores telas y rematadas con los más lujosos encajes, y esta es una de ellas, y eso que yo desconfiaba.

Desconfiaba porque es una obra coral, escrita por un grupo de narradores italianos no identificados. A mí eso de que la gente no dé la cara me hace sospechar (s…